Proyecto conceptual en sintonía con su entorno, desarrollado a raíz del emblema de los maestros de obras de catedrales, la escuadra y el compás, siendo coherentes en todo momento con el simbolismo de estas construcciones y que ha sido la generatriz reiteradamente utilizada  en edificaciones de diversa índole a lo largo de los tiempos.

El proyecto se emplaza en el ángulo superior izquierdo de la parcela y se abre con orientación sur mediante grandes vidrieras para recoger las vistas al mar y al bosque mediterréneo que la circunda, por ello se ha tenido especial cuidado con el soleamiento, que responde a las diferentes épocas estacionales para salvaguardar mediante un grande alero, el incisivo sol de de verano y crear efectos regulados de invernadero en su interior durante los meses de invierno.

Las diversas plantas dan cumplida respuesta a las necesidades del cliente y el volumen se remata con el bajo-cubierta totalmente abierto con la función de mirador y exclusiva zona de reunión.