El volumen del edificio se engloba dentro de un prisma  simétrico delimitado por un vial con fachada al mismo, una profundidad edificable de 16 m y una altura reguladora de 10,50 m. Está definido por un cuerpo central rematado con un gran lucernario donde se ubican accesos verticales, en torno a él se han dispuesto simétricamente las viviendas.

En el tratamiento de fachadas se han dispuesto fachadas vidriadas en el volumen central que recoge las terrazas con un acabado en color gris oscuro jugando con el mismo color en carpinterías. En contraste con este efecto se remata el marco que encuadra a este volumen con un acabado en piedra natural de color claro y huecos dispuestos simétricamente en su entorno. Los aleros y voladizos quedan en hormigón visto. El bajo-cubierta se retranquea a 3 m de ambas fachadas generando un volumen con acabados en  sintonía con éstas.

La cubierta se compone por tres zonas diferenciadas, dos cubiertas inclinadas respectivamente a norte y sur con acabado en teja arabe color marrón claro, y una cubierta plana transitable con acabado en gres extrusionado en el mismo color. El conjunto se remata con una gran claraboya central con acabados en el mismo color de la carpintería exterior del edificio.