Proyecto para concurso, idea basada en el concepto de “un barco embarrancado” en la playa de la Marbella, en Barcelona.

Diseñado para dar solución al entramado urbanístico donde se emplaza, está resuelto en hormigón y fachada en acero corten perforado y vidrio.

Consta de todas las instalaciones polivalentes que demanda el programa, así como, pistas y zonas exteriores al conjunto. El edificio responde al entorno que lo circunda, sistema de iluminación natural y protección solar.